Formación

Solemnidad de la Ascensión del Señor (Ciclo C) - 2 de junio de 2019


Monición de Entrada:

Queridos hermanos: Hoy celebramos la Ascensión del Señor y nosotros, como los discípulos, nos alegramos de su partida al cielo, porque sabemos que Él nos sostiene y nos guía desde la gloria del Padre.

Elevemos en esta celebración nuestras oraciones a Dios para que derrame abundantes bendiciones sobre toda la Iglesia y nos conceda aguarda la venida del Señor con la alegría de saber que Él está a la derecha del Padre intercediendo por nosotros para que envíe al Espíritu Santo que nos conforta, nos consuela y nos sostiene en la fe.

Moniciones a las Lecturas:

Primera Lectura: (Hechos 1,1-11)

En los Hechos de los Apóstoles, Lucas continúa la historia de la salvación en el tiempo del Espíritu Santo y la Iglesia.

Salmo Responsorial: (del Salmo 46)

Segunda Lectura: (Efesios 1,17-23)

En la carta a los efesios, Pablo ruega para que, iluminados por el espíritu de sabiduría, comprendamos la esperanza, la riqueza y la grandeza a las que hemos sido llamados.

Evangelio: (Lucas 24, 46-53) A

Antes de su Ascensión al cielo, Jesús bendice a sus discípulos y les promete la fuerza de lo alto para realizar su misión. Aclamemos el Evangelio.

Oración de los Fieles:

R/ Muéstranos, Señor, el camino.

  • Por la Iglesia, para que sea instrumento de esperanza y alegría en medio de este mundo. Oremos.
  • Por los que gobiernan, para que promuevan políticas encaminadas a la paz, la prosperidad y el respeto de la vida, la familia y todo ser humano. Oremos.
  • Por las familias, para que sepan renovar cada día la entrega y el amor entre sus miembros. Oremos.
  • Por los ancianos, los enfermos, los presos y todos los que el mundo descarta, para que encuentren en los cristianos una mano generosa. Oremos.
  • Por los cristianos perseguidos, para que su fe no desfallezca y encuentren en el Señor su fortaleza y su consuelo. Oremos.
  • Por cada uno de nosotros, para que no permanezcamos parados mirando al cielo, sino que anunciemos a todo hombre y en todo lugar que Cristo ha resucitado. Oremos.

Comunión:

Jesús está presente sobre el altar, Él viene a nosotros para alimentar nuestra fe, para avivar nuestra esperanza y para animarnos a vivir la caridad. Que la comunión con el Señor nos ayude a no dejarnos robar la alegría.

Envío:

Hermanos: Somos enviados como testigos al mundo, a la vida diaria. Sembremos nuestros caminos de la esperanza en Cristo. Lo hemos visto glorioso y lo llevamos en el corazón, vayamos entonces a predicarlo con fe por todos los medios a nuestro alcance, y sobre todo con nuestro estilo de vida.

© 2015 Conferencia de Obispos Católicos de Cuba. Todos los derechos reservados